Así João Stanganelli, un hombre brasileño de 64 años comenzó a tejer muñecas en 2018 para regalarlas a su pequeña nieta, pero esto pronto se le convirtió en una pasión y un día, sin más se dio cuenta que en el mercado hay muy pocos o ningún juguete que represente la diversidad que existe entre quienes juegan con ellos.Puedes leer:

Entre todas esas personas que carecen de representación en los artículos para jugar, están las que tienen vitiligo, una condición que causa decoloración en algunas zonas de la piel y que, aunque tiene tratamiento, aún carece de cura. João mismo la padece y por eso quiso que su adorada nieta tuviera una muñeca que simulara una piel igual a la suya.

De esta idea nació Vitilinda, una muñeca sencilla, pero llena de sentimiento y significado, pues además de estar hecha a mano, muestra esta diversidad en el color de la piel que pocas veces se visibiliza en medios de comunicación o en las opciones de entretenimiento disponible no sólo en Brasil, sino en todo el mundo.

El éxito de Vitilinda no quedó sólo en la sonrisa de la niña que la recibió sino que se hizo famosa en redes sociales y pronto el abuelo tejedor fue llamado a dar entrevistas en programas de televisión locales a las que él siempre se presenta con la mejor actitud para hablar de la importancia de sus muñecas.

Luego de ver el interés de las personas en sus muñecas con vitiligo, João comenzó a fabricar otras con diversas condiciones no sólo en la piel, sino que tejió algunas con discapacidad visual, auditiva y motriz, ademas de una que está en terapia con quimioterapia y otra que padece alopecia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here